BEBE-FRESCO-EN-VERANO

Todavía quedan varios días del verano, por eso es importante no descuidar los cuidados con nuestro bebé y mantenerlo fresco, cómodo y feliz a cualquier hora, sin importar si viajamos a la playa o si nos quedamos en casa. Os compartimos algunos consejos muy fáciles para que los pongas en práctica y evites los golpes de calor para tu bebé.

EVITA SALIDAS NO PLANEADAS

Si tu bebé se encuentra en casa, tranquilo y explorando su entorno, evita realizar salidas con él de imprevisto y sobre todo si se registran temperaturas iguales o superiores de 26 o 27 ºC. De no ser absolutamente necesario, los expertos aconsejan dejar pasar las horas pico de calor. Vístele con ropa ligera, cómoda y holgada. Y, en caso de tener que salir a la calle, usar también un sombrero o gorro. Sin olvidarnos del protector solar.

EL COCHECITO DE PASEO

Sin importar que modelo o marca de cochecito tengas, en verano es muy probable que acabe convirtiéndose en un auténtico horno. Por lo que debes asegurar una correcta ventilación para tu pequeño. Lo recomendable es cerrar la capota, pero no por completo,  para mantenerlo protegido del sol y controlar la temperatura interior, ya que este espacio puede terminar calentándose muy rápido. Es conveniente también optar por colocarlo frente a nosotros para mantenerlo en contacto visual, y monitorear con ello su estado en todo momento.

LA ROPA ADECUADA

Parece obvio pero en muchas ocasiones algunos padres lo olvidan, en los días de verano no es necesario que cubras con montones de prendas a tu bebé. El hecho de tener un bebé pequeño en casa no significa que debáis cubrirlo como si fuera frágil. Ten en cuenta que el exceso de ropa puede resultar peligroso, ya que podría correr el riesgo de sufrir de hipertermia, que consiste en una temperatura corporal superior a lo normal, que suele situarse entre los 37 y los 37,5 ºC. A diferencia de la fiebre, que es un mecanismo de defensa frente a infecciones, la hipertermia es un síntoma de autorregulación de la temperatura corporal frente al calor o un esfuerzo físico incluso un golpe de calor, lo que afectaría su salud.

LAS CORRIENTES DE AIRE

En caso de que tengamos en casa aire acondicionado, o un ventilador, podemos usarlos perfectamente cuando el bebé se encuentra en casa, en un clima muy caluroso o en los días de mayor calor.

Pero debemos tener especial cuidado: no debemos exponerlo a corrientes de aire, y tratar de mantener una temperatura no inferior a los 20 ºC. Recuerda, que para dormir no es necesario ponerle el pijama al bebé si hace mucho calor. De hecho, con el pañal puede ser más que suficiente. Los “body” de algodón ligero, también son una excelente opción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.